Tal vez has llegado hasta aquí porque te gustaría ser escritor. Olvídalo: nunca lo conseguirás. No es suficiente con que “te gustaría”; tiene que ser tu sueño. Y aunque sueñes con ser escritor, debes saber esto:

  • Vas a pasarte muchas horas trabajando solo.
  • La mayor parte del tiempo no estarás tecleando, sino leyendo la basura que has escrito.
  • Los demás pensarán que pierdes el tiempo y que eres un vago y un inútil.
  • No esperes que nadie publique tu novela: nadie te conoce.
  • Si te decides por la autopublicación, seguramente solo te comprarán algunos pocos ejemplares tus familiares y amigos; y será por pena: para ayudar al pobrecito inútil que juega a ser escritor.
  • El porcentaje de novelas escritas que llegan a ser publicadas es muy inferior al 1%.
  • De los escritores que tienen novelas publicadas, casi ninguno logra vivir de la escritura.

Si te pones a escribir, vas a volverte loco reescribiendo una y otra vez cada capítulo, cada párrafo, cada línea, pero lo siento: probablemente nunca conseguirás que te guste. Puede que un día te sientas orgulloso de lo que has escrito, de repente eres el mejor escritor de todos los tiempos, eres un puto genio incomprendido y vas a pasarle tu éxito por la cara a todos esos que nunca creyeron en ti, pero al día siguiente volverás a leerlo y volverá a parecerte una mierda.

Vas a pasarte muchos días desanimado, sin inspiración, pensando que eres un escritor penoso (y probablemente lo seas) y que no vales para nada. Acabarás creyendo lo que piensan los demás de ti: eres un vago y un inútil: deberías dejar de perder el tiempo y ponerte a hacer algo de provecho, vago.

Pero si, pese a todo lo que te acabo de decir, eres tan insensato como para seguir decidido a hacerlo, entonces estás preparado. ¡Ponte a escribir ahora mismo! No permitas jamás que ni yo ni nadie te convenza de que no puedes ser escritor.