En los momentos complicados: sin dormir lo suficiente, sin lograr avanzar con la novela a la velocidad que yo querría, sin garantías de que lo vaya a conseguir; cuando temo estar perdiendo el tiempo luchando contra molinos de viento, recuerdo por quiénes lo estoy haciendo.