¿Es esta la cara de un escritor? Cada mañana me miro en el espejo y pienso: “Javi, hoy eres un poco más viejo que ayer, un poco más sabio, un poco menos imbécil”. Y me doy cuenta de en qué punto de la vida estoy, de todo lo que he conseguido, de las cosas tan emocionantes que están sucediendo, de las increíbles personas que me rodean, en especial Janet, y me siento afortunado y me cargo de energía para seguir luchando por un sueño que ya estoy rozando con la punta de los dedos. Ánimo, Javi, mañana quizá tendrás un nuevo pelo en la nariz o una arruga nueva, pero serás un poco menos imbécil que hoy.